Ese es el lema de la sesión de fotos que han protagonizado y que busca reivindicar el papel activo de este colectivo en la sociedad y en el entorno laboral

Reivindicar que pueden tener un papel activo en la sociedad y en el entorno laboral. Ese es el motivo por el que, para conmemorar el Día Mundial del Síndrome de Down, personas de este colectivo se han convertido en modelos por un día. Han protagonizado una sesión de fotos muy especial organizada por la Fundación Síndrome de Down (Down Madrid) y el portal de bodas Zankyou. También han colaborado empresas comprometidas con esta iniciativa, como el Hotel Room Mate Óscar, Balmaseda (vestidos de fiesta), La Petite (peluquería y maquillaje), Coolook (joyas) y Adolfo Bianco (fotógrafo).

Desde hace algunos años la moda es uno de los sectores más activos a la hora de contar con personas con síndrome de Down, mientras que otros sectores, como el cine, también están haciendo su aportación al facilitar una visibilidad exponencial sobre la inclusión

Zankyou ha querido retratar, en esta sesión de fotos cuyo lema era ‘La belleza es para todos’, que todas las personas tienen derecho a cumplir sus metas a su manera. En esta sesión, un grupo de jóvenes con síndrome de Down han posado como modelos con trajes de boda para reivindicar su inclusión laboral.

Infantilización del colectivo y formas de vestir

Por desconocimiento, la sociedad tiende a infantilizar a las personas con síndrome de Down, una situación que dificulta su inclusión, ya que, aunque sean adultos, se les sigue tratando como niños. Además, la manera de vestir es un aspecto fundamental en su inclusión. Si a la infantilización que se hace sobre las personas de este colectivo se le suma que no se tenga en cuenta la importancia de que vistan de forma adecuada según la situación en la que se encuentren, su inclusión social y laboral se puede ver mermada.

La forma de vestir puede ser una herramienta para fomentar la inclusión de las personas con síndrome de Down y ayudar a que se modifique esta actitud infantil con la que algunos se dirigen a ellos. Desde Down Madrid abogan por relacionarse con las personas de este colectivo ‘teniendo en cuenta su edad y su momento madurativo’. Tratar a las personas con síndrome de Down acorde a su edad y que tengan en cuenta su aspecto físico ayuda a que ellos también sean conscientes de cómo se ven y cómo se perciben. Este acutoconcepto es importante para conocer la percepción que tienen los demás y las expectativas que tiene de ellos, algo fundamental a la hora de conseguir la inclusión en la sociedad de estas personas.

Por todo ello, es tan importante que se fomente la autonomía propia de los años que tienen, las bromas, el tono de voz, el respeto y su forma de vestir adulta. Detalles de gran importancia que también lo son para el resto de personas en el desarrollo de su autoconcepto. 

La inserción laboral es fundamental para las personas con síndrome de Down. Se estima que en las empresas ordinarias trabajan tan solo alrededor de un 5% de las personas con síndrome de Down en edad laboral. En cuanto a los puestos que suelen desempeñar los más comunes son auxiliares administrativos y de sala en restauración, reponedores, auxiliares en entornos educativos, residencias, entre otros.

Por su parte, Zankyou lleva más de 10 años apoyando las causas benéficas a través de micro-donaciones en sus listas de boda y participando en iniciativas para la concienciación social junto a fundaciones como Down Madrid. El CEO de Zankyou.es, Guillermo Fernández Riba, indica que es importante que las empresas también “den visibilidad a los logros y necesidades que ayudan a ofrecer la mejor ayuda posible a las familias”. “Concienciar es una labor de todos”, concluye.